sábado, 25 de abril de 2009

El arroz es cosa de chinos.

Un momento, un momento que aún no me he ido, al releer el post después de colgarlo me dí cuenta que no había hablado del arroz en este blog y que era posible que no se entendiera la relación de la informática y el arroz, así que dejo aquí esta historia publicada anteriormente en Tiscalianos.

Ahora sí, a la cama.

Hace algunos meses y con motivo del cierre de los grupos de MSN, en uno de los foros literarios en los que participo nos vimos obligados a buscar otra web y hacer la mudanza. Yo me ofrecí para buscarla y crear la nueva casa. Así lo hice y empezamos la mudanza, una de las participantes ( Clara ) se encargó de la parte de los textos - trabajo que hizo a la perfección - y yo me ofrecí para trasladar las imágenes, cosa que al final también hizo ella dada mi torpeza. Bueno y esto en definitiva viene para explicar que mientras intentaba una y otra vez subir una imagen, por asociación de ideas, recordé algo. Y un poco para decir que yo de natural soy muy de asociar ideas y torpe para colgar imágenes.

Y esto es lo que me vino a la mente mientras colgaba la imagen ( bueno, intentaba).

A cuenta con lo de colgar una imagen. A mi esto de la informática me recuerda siempre a cuando estaba aprendiendo a cocinar arroz blanco, fue para mí un auténtico calvario, incluso llegué a conseguir que cuando en casa anunciaba que comeríamos arroz, ese día había desbandada general. Yo, que podía preparar unos lomos de salmón en su punto justo, que la fabada me salía de medalla de oro, que mi mousse de chocolate siempre la repetían, que era capaz de rellenar cebollas con atún y hacerlas un manjar, pues yo, ¡ no sabía hacer arroz blanco!.
Fue una gran suerte que no naciera en China, hubiese sido el deshonor de la familia.
Durante años mendigué recetas y modos de hacer arroz blanco. Mi madre ( que lo hace bonísimo) me lo explicaba una y mil veces. Mi mejor amiga me daba una receta para torpes (pero yo necesitaba una para muy torpes), incluso un médico con el que trabajo ( preocupado ya por mi ansiedad, supongo) llegó a darme la suya.
Con todo esto llegaba a casa y seguía tirando kilos y kilos de arroz, que si muy pasado, que si duro, ahora soso, hoy se me fue la mano en la sal. Lo que si pude comprobar es que mi familia me quería, sobre todo cuando les veía llevarse el tenedor de arroz a la boca y luego con una sonrisa forzada decir frases como estas:
-No está tan mal, se puede comer.
-Si lo tragas rápido.
- ¿ Es pastel de arroz, cariño ?.
- ¿ Seguro que lo guisaste, mamá ?. Y muchas más.
Pero lo peor que llevo es cuando les sirvo el arroz, lo prueban y dicen con cara de satisfacción...¡¡Este arroz lo hizo abuela !!.
En fin, como en el fondo soy una mujer de recursos y sobre todo con conciencia de mis incapacidades, mi paella es una fideua de pasta, mi arroz blanco o lo hace mi madre o lo pido al chino.
Afortunadamente para vosotros, no tendréis que comer las imágenes que yo suba. Eso sí, me temo que para subir una haré un gasto excesivo de mensajes, así que paciencia. Algún día les hablaré de mi habilidad para calentar la leche y que se derrame.

" tierra tierra "

" tierra tierra " gritó Rodrigo de Triana.

Ya se sabe que tengo esa rara manía de asociar las ideas y me he acordado de él después de realizar mi hazaña.
Para una profana de la informática hasta poner la clave de acceso al pc es un logro.
Sólo me ha llevado cinco días y las últimas cuatro horas seguidas pero lo he conseguido ¡he puesto imágenes en movimiento en el blog ! dinámicas que se llaman, sí, ya se que pensaréis ¡bah! que tontería eso lo hace cualquiera, pero es que yo estoy convencida que quién inventó la informática fue el mismo que inventó el arroz, digan lo que digan.
Son las cinco y diez de la madrugada, tengo las piernas entumecidas, el codo derecho tendré que hacer que me lo miren, cada vez que muevo el ratón oigo un extraño " ññic ññic ", he gastado dos folios, la cabeza llena de gadgets, feeds, etiquetas, claves, contraseñas, wigedts, sidenotes, links... y por supuesto el traductor abierto ( el de inglés, el específico, el de herramientas y uno que no se qué es pero que como me saltó en una página lo he dejado por si acaso) y echando chispas.
Quien le iba a decir a Rodrigo de Triana que en el año 2009 en una pequeña isla del atlántico una desquiciada mujer iba a acordarse de él por su grito que inmortalizó para la historia.

Por cierto, en una de las páginas me salió un mensaje que decía;
¡ Aloha, YoSusan ! ahora ya sabes decir hola en hawaiano.
¡ Eggs shipped ! ( que lo aprendí en el traductor ).

Ahora me voy corriendo a la cama que ya en nada se levanta el Postman para llevar el niño al partido de fútbol y no quiero que sepa que he pasado la noche con el pc, o empezará a sospechar que me gusta este artilugio.

Como ya es mañana, pues hasta pasado mañana. Buenos días.

martes, 21 de abril de 2009

Muévete.

La ley universal de la locomoción no puede fallar en este momento...

Moving, all the people moving, one move for just one dream
We see moving, all the people moving, one move for just one dream
Tiempos de pequeños movimientos, movimientos en reacción
Una gota junto a otra hace oleajes, luego mares... océanos
Nunca una ley fue tan simple y clara: acción, reacción... repercusión
Murmullos se unen forman gritos, juntos somos evolución
Moving, all the people moving, one move for just one dream
We see moving, all the people moving, one move for just one dream
Escucha la llamada de Mama Tierra, cuna de la creación
Su palabra es nuestra palabra, su quejido nuestra voz
Si en lo pequeño está la fuerza, si hacia lo simple anda la destreza
Volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber
Moving, all the people moving, one move for just one dream
We see moving, all the people moving, one move for just one dream
This is the Life best under your feet

video

domingo, 19 de abril de 2009

Una vida en la sombra

Le había extrañado que aquella mañana él no la llamara para desayunar, no había dejado de hacerlo ni un sólo día desde hacía 20 años, excepto los domingos que desayunaba con sus hijos.
Se conocieron después de que su marido la abandonara por otra mujer, había aparecido en su vida para darle protección, alegría, seguridad y afecto, pero él no era libre, desde el primer momento nunca le ocultó que estaba casado aunque la vida con su mujer era simplemente compañía mutua. Aun así no le pediría el divorcio.
Ella siempre confió en que conseguiría tenerle para siempre a su lado, pero los años pasaban y pasaban y seguía conformándose con los ratos que él le brindaba, unas veces olvidando su otra vida para disfrutar del momento y otras reclamándole el tiempo que él no le daba.
Llegaron a conocerse y amarse de aquella manera tan extraña, hecha de momentos robados, de prisas para verse unos minutos.
A media mañana, ella ya presentía que le habría ocurrido algo, se trasladó hasta su lugar de trabajo y le informaron que había sufrido un infarto y que se encontraba hospitalizado. ¿ Pero dónde ? ¿ Quién le informaría ?
Sin pensarlo buscó por los hospitales hasta que consiguió localizarlo. Esperó a la hora de la visita y entró en la habitación 514. Allí estaba su amor, con quién había pasado a ratos los últimos 20 años de su vida, a su lado otra mujer, su esposa.
Sin mirar a la esposa se acercó a él y le abrazó llorando, entre sollozos y de manera apresurada intentó contarle que sola se había sentido y cuanto miedo le supuso comprobar que si le pasaba algo nadie la avisaría. Él permaneció en silencio, mirándola.
La esposa se puso en pie y dirigiéndose al marido le pidió que aquella mujer abandonara la habitación, que ella tenía su sitio. Ve, ya te llamaré , fueron las últimas palabras que ella le oyó decir.
Dos días después su propia hija le enseñó una esquela en un periódico, había muerto.
Ella se quedó tan sola como había estado siempre, ahora lo supo.

martes, 14 de abril de 2009

La sequoia genealógica

Bueno, Isabel me ha pedido que cuente algo agradable sobre los humanos que poblamos este planeta y sobre sus cositas buenas, para resarcirnos de tanta locura. Y lo que se me ha ocurrido, en verdad no sé si es bueno o malo, pero es, y aunque tengo que confesar que al principio me dejaba confusa, hoy siempre le veo el lado cómico.

Me refiero a las rupturas y cambios de pareja y lo que esto ha supuesto en el árbol genealógico de cada familia. Yo he llegado a la conclusión; de que si no es una sequoia, no hay árbol que resista tanto miembro familiar. Y además, lo que hay que estirar las ramas, que casi hay que hacer los arboles en cinemascope. Y es que así, a lo tonto a lo tonto y sin darte cuenta, de pronto te encuentras en paralelo a dos o tres exmaridos y marido, exmujeres y mujer con sus correspondientes excuñadas/os con sus nuevos marido/as no perdón mujeres, qué lío. Y luego toda una troupe de niños, que son tuyos, mios , nuestros, de ellos con nosotros, de nosotros con tuyos, de ellos y no suyos, en fin, decenas de niños, mios , tuyos, suyos y nuestros, algunos de ellos, de los otros me refiero.

Oye , que a mi antes me preocupaba si mi hijo me preguntaba que era la eyaculación precoz ( ¡ qué tiempos aquellos !), pero hoy me asusta que me pregunte que le es a él Fulana, la hija de Mengana , que es la tercera pareja de tío Zutano. ¡ Una niña, hijo, es una niña ! , que viene a ser como el ¡ Tú te callas, porque lo digo yo !. Es que parece una tontería, pero para llegar hasta esa rama hay que coger papel y lápiz, es que si no, no llegas.
Y eso, que a las suegras , exsuegras y suegras de hecho no las nombro porque ya les dediqué otro espacio.
Luego están los padres de los hermanos, que estos hermanos a su vez son hermanos de los hijos de las madres y de otros padres, o de otros padres con hijos de otras madres, que no son madres de todos los hijos, ah, pero ellos tampoco son hijos de todos los padres, me explico ¿no?. Y los hijos de hecho, que de hecho son los hijos y a lo hecho pecho. Aquí hay que respirar tres veces y subir a la cuarta rama.
Y la cuarta rama que siempre ha estado ahí, pero que se paraba en la hermana/o, tía/o,sobrina/o que parecía que no iba a florecer ( aunque floreciera en silencio) y que ahora está llena de flores y que son los maridos/os u esposas/as, que también comparten las hijas/os de pareja de hecho, de hecho adoptados o de hecho de parejas de cuando florecían para adentro.

Buena parte de mi infancia la pasé corriendo por el registro civil mientras ayudaba a mi madrina a inscribir y buscar partidas de nacimiento, ¡ ays, madrina !, la de tomos y la de típex que tendríamos que usar ahora.

Bueno, tanto es así, que cuando mi hermano murió, él que era homosexual y con su pareja de hecho, que no existía la ley, al pedir yo una partida de nacimiento para solicitar la última voluntad, cual no sería mi sorpresa, que mi hermano había sido casado y digo había sido, porque lo casó un funcionario al registrar un matrimonio, con otro hombre en el juzgado de Santa Brígida ( Gran Canaria), y este hombre creyendo que se había casado con su mujer, y resulta que su mujer que se creía casada con él, ¡ era soltera !. Qué casi tuve que ir a pedirle de rodillas a este hombre que se separara de mi hermano. Y casi se muere él del disgusto y yo habría perdido también a mi cuñado que no lo era. A pesar de las circunstancias fue todo como una película de Almodóvar. Y es que no me extraña, los pobres funcionarios del registro civil es que ya no saben a quién casan, a quién separan o lo que dan por hecho.

Y luego que si te pasa como a mí - con lo guapa que estoy callada -que preguntas por decir algo e intentar ser agradable.
 Hace unas mañanas, en un andén del tranvía coincidí con la hija de la tercera pareja de hecho de mi cuñado ( ¿ ó será la cuarta ?), y la niña iba con una mujer a la que yo no conocía, pero que al mirarla se me dio un aire que decimos, con la madre de la niña. Una vez dentro del tranvía y hablando con la pequeña, un poco para no desplazar a la mujer, le dije ; ¿Tú eres hermana de Mengana, verdad ?, casi, más afirmando que preguntando, a lo que ella respondió; No. Pues te pareces mucho,dije yo. Y entonces con una sonrisa forzada ella me dijo; Yo soy la novia del padre. Será que la busca parecida. ¡ Tierra trágame ! pensé yo. Pero las puertas se abrieron ellas bajaron y yo me quedé agarrada al pasamanos con un tímido,- no mujer...

Pero después he estado pensando, y si tenía razón, y si ahora empezamos a buscarlos parecidos y al final no sabremos diferenciar a las parejas entre las parejas porque los y las ex serán parecidas/os a los de hechos o las mujeres y los maridos ,¿ y si los niños sacan los parecidos de todas las parejas ? ¡ Santo Cielo, esto puede ser un mundo de ovejas Dollys ! y sin clonación.

En fin, que con la solicitud tiene usted que presentar " el libro de familias ".

sábado, 11 de abril de 2009

¿ Animales superiores...

En titulares...

- Piratería en aguas somalíes: Francia rescata un barco secuestrado por los corsarios.
- Muere en Cáceres una mujer a manos de su marido, había una orden de alejamiento...
- Motín de 400 presos en una cárcel del centro de Inglaterra.
- Un joven ha perdido una pierna al manifestarse frente al Muro de Marruecos, una zona repleta de minas antipersona.
- Oriente Próximo: Seis décadas en guerra.
- Tiroteo en México entre la policía y presuntos miembros del poderoso cartel del Golfo.
- Nueva Orleáns: Una tercera menor permanece en estado grave.- Las víctimas fueron disparadas en su casa por dos individuos.
- Al menos 9 muertos y 32 heridos en un atentado suicida en Irak.
- Etc, etc ...

... pero superiores a quién ?

Para la próxima me pido ser suricata.

miércoles, 1 de abril de 2009

Recuerdos: El preso y las arvejas

Para siempre quedaron unidos en el recuerdo, ese día que comíamos arvejas compuestas, un hombre recuperaba su libertad.

Mi abuela materna era un gran cocinera y el sabor de sus arvejas se me quedó grabado en el paladar, aquella salsa que ella espesaba con pan frito ( su pan frito que tanto nos gustaba a todos ) y a las que luego añadía papas fritas en dados y huevo duro picado.

Luego al atardecer, nos vestíamos y caminábamos hasta la avda de la cárcel - como llamábamos por aquel entonces a la avda Benito Pérez Armas - y allí mi abuela buscaba un buen sitio para ver pasar al preso. Los tambores marcaban el paso y los cuchicheos ponían la tensión, yo era muy pequeña, demasiado tal vez. No recuerdo la primera vez que fui, pero si, la primera vez que miré a los ojos del preso, aquellos ojos que asomaban, y a los que yo imaginé una sonrisa diabólica debajo del capirote. Unos ojos que siendo niña me robaron muchas noches de sueño. Algunas veces las cosas pasaban y nadie te explicaba nada, así que tuvieron que pasar muchos años para conocer la historia de aquel indulto que en su día promulgara Carlos III.
Related Posts with Thumbnails